“Mi Verano y yo” Crónica 61 Sesión Grupo Presencial Madrid Moncloa


La sesión 61 del grupo presencial de Madrid Moncloa de #siloshombreshablasen que tuvo lugar el miércoles 31 de agosto corrió a cargo de Adrián González. Fuimos 11 personas y para mí fue una gran sesión.

Gracias Adrián por una crónica tan bonita.

Aquí va.

 

61 a

   61 b

 

Llegaba tarde, pero contento. Tranquilo. Di varias vueltas para aparcar y al final esperé delante de la sala de la sesión a que se fuera alguien y poder aparcar el coche. Fue rápido. En estas sesiones he aprendido a esperar, esperar a hablar y esperar mi turno.

En este caso no fue así, cuando entré ya estaban todos sentados, 13… esperando.

Me alegré mucho de ver a mis “hombreshablantes” y di un abrazo a todos.

Volvía de vacaciones contentísimo. Han sido espectaculares.

Alguien me preguntó qué tal y no esperé. Solté mi felicidad, mi alegría y mi dicha.

No todos habíamos tenido unas experiencias tan positivas.

Empezamos una rondita de cómo estábamos y como siempre en la vida habían pasado cosas. Muertes, crisis, alegrías, talleres, oportunidades, perros, gatos, abrazos, y el tiempo. El tiempo con la pareja y la progenie.

Crisis. No diré de qué tipo, ni en qué circunstancias, pero sí diré que tuve la sensación de que nos sentimos acompañados y escuchados, cada uno con la suya. ¿Cómo encaramos la crisis? ¿Cómo afrontamos las situaciones difíciles?

Muertes. La vida es muerte y los vivos mueren. Y aquí hay debate. ¿Cómo lo afrontamos? ¿Cómo lo vivimos? ¿Cómo lo transmitimos a nuestra descendencia? ¿Y si es un animal querido de compañía, que ha estado muchos años con nosotros?

Hay una frase que recoge lo que muchos sienten y así lo expresaron.

“No estoy seguro de nada, no tengo ni idea, la mayoría de las veces de qué hacer.”

“Estamos aprendiendo y nuestra compañía en el viaje, nos ayuda. Aprendemos también en el error y desde él, podemos volver a intentarlo.”

Esperé mi turno, siempre que pude, estoy aprendiendo a esperar y desde ahí disfruté mucho de la sesión.

Se puede acompañar a los compañeros, que están en otro estado vital, desde la alegría.

Y ahora a esperar a la siguiente.

Esperar. Esperanza. Es pera y andanza. Dulce camino.

Para compartir Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Share on LinkedInEmail this to someone

Dejar un Comentario